El Monasterio es un encuentro de cristianos que han acogido radicalmente la exigencia del Evangelio y se han lanzado a vivirlo, con generosidad en la fe, por unos caminos que se apartan de los corrientes.

 

 

 

 

 

 

 

    

El Monasterio es el lugar donde el Monje se ha comprometido con una fraternidad monástica, en el tiempo y en el espacio; en ella vivirá su vocación monástica que es obra de DIOS.